Skip to content

No le digas Bienvenido

abril 19, 2010

(2 Juan 1:9-11) Todo el que se extravía y no permanece en la doctrina de Cristo no tiene a Dios. El que permanece en la doctrina, éste tiene al Padre y también al Hijo. Si alguien va a vosotros y no lleva esta doctrina, no le recibáis en casa, ni le digáis: “¡Bienvenido!” Porque el que le da la bienvenida participa de sus malas obras.

El Amor y la fidelidad a Cristo y a la palabra de Dios por parte del creyente deben llevarlo a rechazar y considerar como enemigo del evangelio de Cristo a cualquier supuesto creyente que no este entregado a la pura doctrina de Cristo, versículo 9 dice, todo aquel que se extravía y no permanece en la doctrina de Cristo no tiene a Dios.

Dios advierte a los creyentes que no acepten la falsa enseñanza y deben saber que muchos engañadores han salido por el mundo.

(2 Juan 1:7) Porque muchos engañadores han salido al mundo, quienes no confiesan que Jesucristo ha venido en la carne. Tal persona es el engañador y el anticristo.

Dios ordena  a los creyentes que no les den animo ni respaldo económico, ni permanezcan bajo el ministerio de tales maestros, por que al hacerlo seria unirse a ellos en su oposición a Dios y a su palabra y caer bajo la misma condenación de los maestros transigentes.

Muchas de estas aclaraciones de Juan, inspiradas por el Espíritu Santo, disgustan a muchos miembros de la iglesia hoy en día, muchos piensan que carece de amor y de unidad.

Pero en realidad estas palabras parecerán equivocadas solo a los que tienen poco interés en la gloria de Cristo y en la autoridad de la palabra de Dios, y las personas cuyas almas eternas se pierden al descartar la verdad de Dios.


Anuncios
One Comment leave one →
  1. ferdinand77 permalink
    agosto 30, 2010 3:20 pm

    Estoy plenamente de acuerdo.
    Esta verdad y otras acerca de falsas doctrinas me ha sido revelada por parte de Dios.

    Actualmnte estoy en una disyuntiva y no sé con precisión que hacer.

    Mi cuñado con su esposa se han desviado de la sana doctrina, yendose en pos de la idolatría del dinero, siguiendo esta nueva religión de la prosperidad.
    Estoy determinado a no dejarlos entrar a mi casa por tal motivo y por 2 Juan 1:9-11, pero me preocupa el hecho de estar exagerando y que pueda yo ser mal testimonio para muchos. De hecho mi esposa está en mi contra, aludiendo que soy demasiado fanático y legalista.
    Mi duda es que puede ser que esta porción de la escritura se refiera por ejemplo a los testigos de Jehova, que intentan convencernos de su doctrina.
    Antes de tomar la decisión final, en la cual no tengo ningún temor de lo que pueda acontecer, estoy indagando más acerca de este pasaje bíblico, por lo cual me gustarí conocer su opinión.

    Mis saludos y bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: